Vacuna: Maximilien Sánchez Arveláiz, el intermediario con Rusia ligado a una maniobra millonaria en el Lava Jato

Comentarios

Maximilien Sánchez Arveláiz, el intermediario entre los gobiernos de Alberto Fernández y Vladimir Putin para destrabar el envío de millones de vacunas a la Argentina, arrastra una foja de servicios complicada. Fue el nexo entre las constructoras brasileñas del "Lava Jato" y la campaña por la reelección de Hugo Chávez, con millones de dólares negros que circularon en valijas, según surge de documentos oficiales de la Justicia brasileña que cotejó LA NACION.

Sánchez Arveláiz aparece, incluso, identificado por su nombre en los registros y filmaciones judiciales que el Superior Tribunal de Justicia brasileño difundió en mayo de 2017. Entre otros, en las confesiones como "delatores premiados" del publicista preferido de Luis Inácio Lula da Silva, João Santana, y de su esposa, Mónica Moura, quienes también vincularon en la operatoria ilegal al entonces canciller y actual presidente Nicolás Maduro.

"Max" Arveláiz, como prefiere presentarse, actúa ahora de enlace entre Buenos Aires y Moscú para destrabar el envío de las vacunas Sputnik V, un negocio que resultará multimillonario, si se concreta. El viernes pasado, Alberto Fernández anunció que la ratificación del acuerdo era inminente y que a más tardar hoy el contrato estaría firmado.

Sánchez Arveláiz arribó a Ezeiza el 23 de este mes y fue tratado como un invitado VIP por la Casa Rosada, según reveló Infobae, y su agenda incluía reuniones con el ministro de Salud, Ginés González García, entre otros. Apareció en las negociaciones junto al cineasta argentino Fernando Sulichin, quien dio otro paso como intermediario en Moscú. Allí ofició de nexo entre los funcionarios argentinos que viajaron a la capital rusa para reuniones en el Fondo Ruso de Inversión Directa, según reveló Infobae.

El embajdor ruso Dmitri Feoktistov y el canciller Felipe Solá
El embajdor ruso Dmitri Feoktistov y el canciller Felipe Solá Crédito: Cancillería

Ciudadano francés devenido en diplomático venezolano, Sánchez Arveláiz acumula otros antecedentes en el sinuoso arte de acercar posiciones. Ya fuera de conectar a personalidades francesas con el régimen bolivariano o a estrellas de Hollywood con Moscú, y otros episodios más oscuros.

Maletines con millones

¿Qué declararon Santana y Moura ante la Justicia brasileña entre febrero y marzo de 2016? Que Maduro acordó pagarles un total de US$35 millones, de los que les entregó US$11 millones, en negro, por sus servicios como publicistas en la campaña de reelección de Chávez en 2012. Sin embargo, solo una parte de esos fondos salió de las arcas del Estado venezolano. Al menos US$9 millones los aportaron las constructoras Odebrecht y Andrade Gutiérrez, a través de sus mecanismos de "Caixa 2" -es decir, su contabilidad paralela-. ¿Qué buscaban, a cambio, las constructoras? Que el régimen chavista, de ganar, les retribuyera con nuevos contratos de obra pública.

La pareja de publicistas, que también manejó las campañas de Lula y Dilma Rousseff y extendió sus redes por toda América Latina, contó esos y otros detalles a cambio de obtener una reducción en sus condenas a 8 años de prisión por el delito de lavado de dinero, dentro de la investigación "Lava Jato". Así fue como ella, Moura, identificó al entonces embajador venezolano en Brasil, Sánchez Arveláiz, como uno de los intermediarios en el financiamiento delictivo de la última campaña de Chávez, un año antes de su muerte.

Cristina Kirchner, junto al embajador ruso Dmitri Feoktistov
Cristina Kirchner, junto al embajador ruso Dmitri Feoktistov

Ante los investigadores brasileños, Moura relató que Maduro la recibió en su despacho, donde "le entregaba maletines de dinero y le proporcionaba una escolta para brindarle seguridad durante el recorrido de la cancillería a la productora", según consta en los documentos que desclasificó el máximo tribunal de Brasil. Allí, en esa reunión secreta donde circulaban los bolsos repletos de dinero negro, participó Sánchez Arveláiz, precisó la esposa de Moura y quedó filmada en su confesión, que obtuvo LA NACION.

De acuerdo a las "delaciones" de ambos, el primero que les pidió que se involucraran en la campaña de reelección de Chávez fue Lula, y les asignó a uno de sus colaboradores más cercanos, su ministro José Dirceu, y al embajador Sánchez Arveláiz como interlocutores.

De Oliver Stone a Moscú

¿Cómo terminó Sánchez Arveláiz entre los funcionarios argentinos y rusos? LA NACION consultó a la embajada rusa en la Argentina, que no respondió. En los registros públicos solo surge que entre 2015 y 2017 fue el productor de una serie de entrevistas a Putin que se llamó "The Putin Interviews" y que dirigió el estadounidense Oliver Stone. Para entonces, sin embargo, Sánchez Arveláiz ya llevaba casi una década tejiendo vínculos con Moscú. Ya en 2007, por ejemplo, debió salir al cruce de un conflicto diplomático en el Mercosur porque Chávez optó por volar a Rusia para reunirse con Putin.

Desde la Casa Rosada se desligaron de Sánchez Arveláiz. "Nosotros buscamos una negociación Estado con Estado y de repente apareció este lobista junto a Sulichin, quien se ofreció como 'nexo'", explicó un colaborador del Presidente. "Su rol se asemeja al de Gustavo Cinosi con la embajada de Estados Unidos. Formalmente no es nada. pero siempre está ahí", abundó. "Hay que ver si Rusia también quiere una negociación Estado con Estado", insistió.

LA NACION también intentó consultar a Sánchez Arveláiz y a Sulichin, quien no devolvió los llamados.

"El francés" en cinco claves

  1. Nacido en Francia, hijo de una venezolana, Maximilen Sánchez Arveláiz adoptó Venezuela como su patria de la mano del entonces presidente Hugo Chávez. Lo conoció en un evento que "Max" le organizó al líder bolivariano con pensadores europeos en La Sorbona, en 2001, según detalló el portal venezolano Armando.Info. A partir de entonces, el currículum del "francés" -como lo destrataban en la Cancillería venezolana- o el "flaco", como lo apodó con cariño Chávez, creció de la mano del exmilitar golpista devenido presidente.
  2. Fue ministro consejero en la misión venezolana ante las Naciones Unidas (ONU), director general de Relaciones Internacionales del Despacho de la Presidencia, embajador de Venezuela en Brasil y, por último, ya con Nicolás Maduro al frente del régimen, fue encargado de negocios y embajador propuesto en Estados Unidos, donde llegó a reunirse con el presidente Barack Obama.
  3. Hasta conocerlo a Chávez, sin embargo, el currículum de Sánchez Arveláiz era exiguo. Había estudiado Derecho Internacional Público en la Universidad Pantheon Assas de Francia y se había mudado a Londres para estudiar inglés y un curso de cine, medios y multimedia en el South Thames College, para luego dedicar una tesis de maestría a la "Utopía rearmada, Chávez y la izquierda venezolana" en la Universidad de Londres, según Armando.Info.
  4. Tras su paso por la diplomacia venezolana en Washington, sin embargo, Sánchez Arveláiz dio un paso al costado. Optó por concentrar sus energías en el cine de Estados Unidos. Así fue como tejió vínculos con el director Oliver Stone, con quien desarrolló la miniserie "The Putin Interviews" y produjo una película sobre Edward Snowden. De ese mundillo es, también, el vínculo entre Sánchez Arveláiz y el cineasta argentino Fernando Sulichin, también productor de Oliver Stone y de Spike Lee, además de acumular contactos con el líder iraní Mahmoud Ahmadinejad y varios popes de América Latina como Maduro, Evo Morales, Fidel Castro, Rafael Correa y Cristina Fernández de Kirchner, a quien conoce desde, al menos, 2007, en un ida y vuelta fructífero con el entonces embajador en Francia, Eric Calcagno.
  5. Para entonces, en tanto, Sánchez Arveláiz era presentado como profesor de la "Narco News School of Authentic Journalism". Allí se lo caracterizó, con apenas 28 años, como "uno de los arquitectos más importantes del planeta sobre lo que unos auténticos medios de comunicación hacen en una auténtica democracia".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Ciudadano francés devenido en diplomático venezolano, Sánchez Arveláiz acumula otros antecedentes en el sinuoso arte de acercar posiciones. Ya fuera de conectar a personalidades francesas con el régimen bolivariano o a estrellas de Hollywood con Moscú, y otros episodios más oscuros.

¿Qué declararon Santana y Moura ante la Justicia brasileña entre febrero y marzo de 2016? Que Maduro acordó pagarles un total de US$35 millones, de los que les entregó US$11 millones, en negro, por sus servicios como publicistas en la campaña de reelección de Chávez en 2012. Sin embargo, solo una parte de esos fondos salió de las arcas del Estado venezolano. Al menos US$9 millones los aportaron las constructoras Odebrecht y Andrade Gutiérrez, a través de sus mecanismos de "Caixa 2" -es decir, su contabilidad paralela-. ¿Qué buscaban, a cambio, las constructoras? Que el régimen chavista, de ganar, les retribuyera con nuevos contratos de obra pública.

La pareja de publicistas, que también manejó las campañas de Lula y Dilma Rousseff y extendió sus redes por toda América Latina, contó esos y otros detalles a cambio de obtener una reducción en sus condenas a 8 años de prisión por el delito de lavado de dinero, dentro de la investigación "Lava Jato". Así fue como ella, Moura, identificó al entonces embajador venezolano en Brasil, Sánchez Arveláiz, como uno de los intermediarios en el financiamiento delictivo de la última campaña de Chávez, un año antes de su muerte.

Cristina Kirchner, junto al embajador ruso Dmitri Feoktistov
Cristina Kirchner, junto al embajador ruso Dmitri Feoktistov

Ante los investigadores brasileños, Moura relató que Maduro la recibió en su despacho, donde "le entregaba maletines de dinero y le proporcionaba una escolta para brindarle seguridad durante el recorrido de la cancillería a la productora", según consta en los documentos que desclasificó el máximo tribunal de Brasil. Allí, en esa reunión secreta donde circulaban los bolsos repletos de dinero negro, participó Sánchez Arveláiz, precisó la esposa de Moura y quedó filmada en su confesión, que obtuvo LA NACION.

De acuerdo a las "delaciones" de ambos, el primero que les pidió que se involucraran en la campaña de reelección de Chávez fue Lula, y les asignó a uno de sus colaboradores más cercanos, su ministro José Dirceu, y al embajador Sánchez Arveláiz como interlocutores.

De Oliver Stone a Moscú

¿Cómo terminó Sánchez Arveláiz entre los funcionarios argentinos y rusos? LA NACION consultó a la embajada rusa en la Argentina, que no respondió. En los registros públicos solo surge que entre 2015 y 2017 fue el productor de una serie de entrevistas a Putin que se llamó "The Putin Interviews" y que dirigió el estadounidense Oliver Stone. Para entonces, sin embargo, Sánchez Arveláiz ya llevaba casi una década tejiendo vínculos con Moscú. Ya en 2007, por ejemplo, debió salir al cruce de un conflicto diplomático en el Mercosur porque Chávez optó por volar a Rusia para reunirse con Putin.

Desde la Casa Rosada se desligaron de Sánchez Arveláiz. "Nosotros buscamos una negociación Estado con Estado y de repente apareció este lobista junto a Sulichin, quien se ofreció como 'nexo'", explicó un colaborador del Presidente. "Su rol se asemeja al de Gustavo Cinosi con la embajada de Estados Unidos. Formalmente no es nada. pero siempre está ahí", abundó. "Hay que ver si Rusia también quiere una negociación Estado con Estado", insistió.

LA NACION también intentó consultar a Sánchez Arveláiz y a Sulichin, quien no devolvió los llamados.

"El francés" en cinco claves

  1. Nacido en Francia, hijo de una venezolana, Maximilen Sánchez Arveláiz adoptó Venezuela como su patria de la mano del entonces presidente Hugo Chávez. Lo conoció en un evento que "Max" le organizó al líder bolivariano con pensadores europeos en La Sorbona, en 2001, según detalló el portal venezolano Armando.Info. A partir de entonces, el currículum del "francés" -como lo destrataban en la Cancillería venezolana- o el "flaco", como lo apodó con cariño Chávez, creció de la mano del exmilitar golpista devenido presidente.
  2. Fue ministro consejero en la misión venezolana ante las Naciones Unidas (ONU), director general de Relaciones Internacionales del Despacho de la Presidencia, embajador de Venezuela en Brasil y, por último, ya con Nicolás Maduro al frente del régimen, fue encargado de negocios y embajador propuesto en Estados Unidos, donde llegó a reunirse con el presidente Barack Obama.
  3. Hasta conocerlo a Chávez, sin embargo, el currículum de Sánchez Arveláiz era exiguo. Había estudiado Derecho Internacional Público en la Universidad Pantheon Assas de Francia y se había mudado a Londres para estudiar inglés y un curso de cine, medios y multimedia en el South Thames College, para luego dedicar una tesis de maestría a la "Utopía rearmada, Chávez y la izquierda venezolana" en la Universidad de Londres, según Armando.Info.
  4. Tras su paso por la diplomacia venezolana en Washington, sin embargo, Sánchez Arveláiz dio un paso al costado. Optó por concentrar sus energías en el cine de Estados Unidos. Así fue como tejió vínculos con el director Oliver Stone, con quien desarrolló la miniserie "The Putin Interviews" y produjo una película sobre Edward Snowden. De ese mundillo es, también, el vínculo entre Sánchez Arveláiz y el cineasta argentino Fernando Sulichin, también productor de Oliver Stone y de Spike Lee, además de acumular contactos con el líder iraní Mahmoud Ahmadinejad y varios popes de América Latina como Maduro, Evo Morales, Fidel Castro, Rafael Correa y Cristina Fernández de Kirchner, a quien conoce desde, al menos, 2007, en un ida y vuelta fructífero con el entonces embajador en Francia, Eric Calcagno.
  5. Para entonces, en tanto, Sánchez Arveláiz era presentado como profesor de la "Narco News School of Authentic Journalism". Allí se lo caracterizó, con apenas 28 años, como "uno de los arquitectos más importantes del planeta sobre lo que unos auténticos medios de comunicación hacen en una auténtica democracia".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica