MasterChef Celebrity: Boy Olmi perdió la paciencia y retó a Patricia Sosa

Comentarios

Los nervios le pueden jugar una mala pasada a cualquiera, incluso a quien ya se reveló como el participante más tranquilo de MasterChef Celebrity. Boy Olmi tiene grandes posibilidades de llegar a las instancias finales del reality de Telefe. El actor y director combina una indudable destreza para la cocina con una calma y un "orden mental" a la hora de pensar cada plato, lo que le ha permitido llevarse a lo largo de los programas las devoluciones más elogiosas.

Sin embargo, conforme avanza la dificultad su seguridad comienza a tambalear, y más cuando la responsabilidad del éxito o del fracaso no depende exclusivamente de él, sino también de una compañera como Patricia Sosa.

En el programa del miércoles, la dupla tenía la orden de hacer idéntico plato con idénticos ingredientes. La dificultad radicaba en que los separaban unos paneles lo suficientemente altos como para no poder verse, por lo que tenían que ponerse de acuerdo y cocinar mediante las órdenes que se dieran mutuamente a través de él.

Libreta en mano, Olmi siguió la misma técnica que en desafíos anteriores: dibujar en un papel y en su cabeza los pasos y el resultado, y transmitirle esto a Patricia con la mayor exactitud.

Comenzaron bien, pero la comunicación se fue a pique cuando el chef Germán Martitegui se puso a hablar con Sosa, mientras Boy requería su atención desde el otro lado de la pared. "Pato, Pato, Pato, Pato te estoy hablando", comenzó a llamarla cada vez con mayor impaciencia. Ella trató de explicarle que en ese momento estaba siendo consultada por uno de los jurados, pero a Boy le importó poco: "No importa la entrevista, acá lo que importa es el plato".

Como la cantante seguía sin poder acercarse, Boy remarcó, imperativo: "Patricia Sosa a la base, estoy acá. Lo más importante es que hables conmigo. Que no te seduzcan las cámaras. Germán no importa, él es el chef, los que estamos trabajando somos nosotros. No te dejés marear". Luego, con la cabeza más fría, el intérprete reconoció: "Me pongo muy hincha pelotas con el tema de la comunicación".

A pesar del momento tenso, Patricia y Boy fueron por lejos los mejores de la noche. Al decir del jurado, sus platos fueron tan parecidos que parecieron tener "una comunicación telepática". Así se llevaron sus respectivas medallas al mérito, que próximamente redundarán en beneficios para ambos.

Fuente: La Nación