Así fue el Buenos Aires Trap con Duki y Nicki Nicole

Comentarios

"Es un momento para marcar la vara", le había dicho Duki a LA NACION antes del ensayo previo al Buenos Aires Trap en versión digital, que se transmitió hoy por YouTube ante picos de más de 60 mil personas. Y sí, lo hizo. El show de Duki marcó un nuevo mojón en su evolución a ser un artista sólido arriba del escenario, capaz de sostener una performance más profesional sin perder la intensidad y la frescura.

En su set de alrededor de 40 minutos, se sacó las ganas de tocar varias canciones que fueron editadas en cuarentena ("Pastillas", "Eo Eo", "Sold Out Dates") con las que ya son infaltables ("She Don't Give a FO", "Quavo", "Goteo") y esas que él mismo sabe son de gusto personal como "Piensa en mí", un tema de Stick M.A. y Steve Lean en el que Duki aparece como invitado. Así, con su lista "ortodoxa", según sus propias palabras, el gran referente del trap local no solo se mostró en gran forma desde lo vocal sino que ofreció un show pensado para no desviar la atención de la pantalla. Cambios de vestuario, de escenografía y de matices.

Y aunque la falta de público fue un factor que todos los artistas del festival remarcaron como factor todavía extraño, a Duki pareció jugarle a favor. "De repente, con el público y la emoción del momento me desconcentro", le había dicho a LA NACION. "A veces o me cebo gritando y me rompo la voz, todas esas cosas uno las tiene en cuenta. Ahora quiero que la cámara me apunte y clavarlas todas". Con todo eso en mente, Duki ofreció uno de los shows más sólidos de una carrera que apenas lleva tres años.

Duki
Duki

Para Nicki Nicole, la otra gran atracción del festival, la propuesta pasó también por el cambio de escenografías pero casi como si se tratara de pequeños actos individuales. Una versión de "Plegarias" con cuerdas y piano; "Mamichula" con Trueno primero desde una suerte de pasillo con luces de neón, "Mala vida" desde el escenario con su banda y "Fucking Diablo" desde una especia de habitación de paredes digitales con Bizarrap de invitado. "Saqué los temas que hacían saltar", le había anticipado a LA NACION. "Desde tu casa preferís escuchar los otros".

La rosarina, sin dudas la propuesta menos trapera de la noche, sacó a pasear (literalmente) su encanto melódico por cada rincón del Movistar Arena. El reversionado de sus temas, que en estudio suenan un tanto a repetición de fórmula, le sumó a la propuesta y también para proyectarla a ella como una de las cantantes actuales con más futuro.

Rei
Rei

Antes de los dos grandes platos fuertes de la noche, el Buenos Aires Trap mostró sus propuestas más puramente traperas. Neo Pistea, el primer cultor del género en Argentina, y Lucho SSJ, el benjamín de la escena, ofrecieron shows vieja escuela: proyecciones en la pantalla, DJ y nada más. Lit Killah sumó una guitarra eléctrica a su set que terminó con "Flexin'", su propio hit cosecha 2020. Taichu y Rei debutaron cada uno con su set de cerca de 20 minutos, Tiago confirmó que tiene oficio para construir melodías además de rapear, La Joaqui volvió a dar un paso firme en ascenso a las grandes ligas y Bizarrap, el productor tan misterioso como megapopular de la escena, se encargó de abrir el festival.

La Joaqui
La Joaqui

El tiempo dirá cuánto de la escena urbana (que no se agota en el Buenos Aires Trap ni mucho menos) perdurará ante tanta oferta y actualización constante. De lo que no quedan dudas es de que propuestas hay de sobra, y el público tiene opciones de todo tipo para elegir su propia aventura.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Para Nicki Nicole, la otra gran atracción del festival, la propuesta pasó también por el cambio de escenografías pero casi como si se tratara de pequeños actos individuales. Una versión de "Plegarias" con cuerdas y piano; "Mamichula" con Trueno primero desde una suerte de pasillo con luces de neón, "Mala vida" desde el escenario con su banda y "Fucking Diablo" desde una especia de habitación de paredes digitales con Bizarrap de invitado. "Saqué los temas que hacían saltar", le había anticipado a LA NACION. "Desde tu casa preferís escuchar los otros".

La rosarina, sin dudas la propuesta menos trapera de la noche, sacó a pasear (literalmente) su encanto melódico por cada rincón del Movistar Arena. El reversionado de sus temas, que en estudio suenan un tanto a repetición de fórmula, le sumó a la propuesta y también para proyectarla a ella como una de las cantantes actuales con más futuro.

Rei
Rei

Antes de los dos grandes platos fuertes de la noche, el Buenos Aires Trap mostró sus propuestas más puramente traperas. Neo Pistea, el primer cultor del género en Argentina, y Lucho SSJ, el benjamín de la escena, ofrecieron shows vieja escuela: proyecciones en la pantalla, DJ y nada más. Lit Killah sumó una guitarra eléctrica a su set que terminó con "Flexin'", su propio hit cosecha 2020. Taichu y Rei debutaron cada uno con su set de cerca de 20 minutos, Tiago confirmó que tiene oficio para construir melodías además de rapear, La Joaqui volvió a dar un paso firme en ascenso a las grandes ligas y Bizarrap, el productor tan misterioso como megapopular de la escena, se encargó de abrir el festival.

La Joaqui
La Joaqui

El tiempo dirá cuánto de la escena urbana (que no se agota en el Buenos Aires Trap ni mucho menos) perdurará ante tanta oferta y actualización constante. De lo que no quedan dudas es de que propuestas hay de sobra, y el público tiene opciones de todo tipo para elegir su propia aventura.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.