Cantando 2020: Carmen Barbieri se hartó de Luisa Albinoni: "Si me busca, me va a encontrar"

Comentarios

Luego de lanzar la obra Un estreno o un velorio, Carmen Babrieri volvió al escenario de Cantando 2020. En rigor, la capocómica y su compañero, Mariano Zito, debían presentarse el lunes, pero por un problema en su voz, pidió que le cambiaran el día. Ese cambio obligó a la producción a adelantar la presencia de Luisa Albinoni, hecho que no le causó mucha gracia a la actriz, que contó así con un día menos de ensayo.

"Estoy mejor de la voz, tratando de impostarla", contó Carmen y aclaró que no está peleada con Luisa Albinoni, quien antes de ser incorporada como concursante titular, fue su reemplazante en el concurso. "Somos amigas de toda la vida. No la invité al estreno porque fue todo muy rápido. No invité ni siguiera a mi hijo. No sé qué le pasa. Me está buscando. Y si me busca, me va a encontrar", expresó.

Tras cantar "Esclavo de sus besos", de David Bisbal, el primero en dar su devolución fue Flavio Mendoza, director de la obra en la que participa la artista y reemplazo de Nacha Guevara en el jurado. "Noté que estás un poquito mal de la voz. Es normal. Venís de un estreno. Mariano tiene una voz increíble... Se notó la diferencia. Él canta muchísimo. Tendrían que ser un poco más parejas las duplas. Por momentos, hasta lo escuché a Bisbal".

Karina "La princesita", dueña del voto secreto, agregó: "Fue la noche de Mariano, pero más que nada porque su voz es muy similar a la de David. Me gustó que ella compensó al final, cantando más. En el estribillo, en dos oportunidades, Carmen se olvidó un poco la letra".

"Mariano estuviste muy bien. Carmen, vos siempre estás bien, pero lo que noté en esta oportunidad es que deberías respirar más para estar más cómoda. Estabas usando respiración muy corta y llegás con lo justo. Si respirás con más vitalidad, vas a resolver mejor los finales", recomendó, a su vez, Oscar Mediavilla (7).

Finalmente, Moria Casán (7) indicó: "Mariano tiene un porte escénico arrasador, no es el típico prejuicioso de la comedia musical. Se nota lo distendido que sos. Te adaptás a todo. Carmen tiene que saber administrar su energía: Con los debuts, se paraliza. Es una gran somatizadora. Y es entendible... ¡Has vivivo como en un sanatorio! Si tuviera que pintar un cuadro tuyo, sería el de la enfermera pidiendo silencio. Es hora de empezar a quererse y a elegirse. Y a administrar tu energía. De cualquier manera, es una pareja que siempre rinde".

Conforme a los criterios de

Fuente: La Nación