Disney+: Hamilton es un vibrante musical que viaja de la historia a la actualidad de Estados Unidos

Comentarios

Hamilton (EE. UU./2020). Dirección: Thomas Kail. Guion: Lin-Manuel Miranda y Ron Chernow. Fotografía: Declan Quinn. Música: Lin-Manuel Miranda. Edición: Jonah Moran. Elenco: Lin-Manuel Miranda, Philippa Soo, Leslie Odom Jr., Anthony Ramos, Daveed Diggs, Renée Elize Goldsberry, Jonathan Groff. Duración: 160 minutos. Disponible en: Disney+. Nuestra opinión: muy buena

Hamiltonno es cine. Es el registro filmado en vivo, con cámaras, sonido directo y un montaje similar al de cualquier largometraje de uno de los musicales de Broadway más exitosos, influyentes y atractivos de los últimos tiempos. Dos horas y 40 minutos al servicio de una obra que más allá de sus méritos artísticos se convirtió en un espacio clave para la discusión política en Estados Unidos,instalada con fuerza en tiempos de la presidencia de Barack Obama (cuyo segundo período coincidió con el resonante estreno del musical) y ampliada en los agitados años de la administración Trump.

Trailer de Hamilton

01:00
Video

Esta expresión literal de teatro filmado se hizo en 2016 en una sala de Nueva York con la participación del elenco original de la puesta, encabezado por Lin-Manuel Miranda, nacido en Manhattan de familia portorriqueña. Autor de la letra y de la música e intérprete del personaje protagónico, Miranda toma la figura de Alexander Hamilton como ejemplo, referencia, inspiración, modelo y faro de la nación que imagina como artista y ciudadano estadounidense perteneciente a una minoría étnica.

Hamilton fue uno de los padres fundadores de Estados Unidos, un hombre decisivo en la conformación del gobierno central surgido tras la declaración de la independencia en 1776, secretario del Tesoro de la presidencia de George Washington, ferviente promotor del federalismo y pionero de lo que a partir de su impulso derivó en la alternancia entre partidos para ocupar el poder a partir de las elecciones, uno de los pilares del sistema político estadounidense y el funcionamiento de sus instituciones democráticas.

Pero en la visión de Miranda, Hamilton no es solo una figura histórica. Su espíritu y su legado adquieren un inmenso valor contemporáneo que se encarna en el carácter multirracial de la sociedad estadounidense actual y en algunas de sus manifestaciones artísticas. El rap, el hip hop y los ritmos latinos son los vehículos a través de los cuales Miranda recorre con energía, convicción, melodías pegadizas y filosas observaciones aquél tiempo de forja política, ardientes discusiones y grandes preguntas que encuentra a la actualidad como espejo. El elenco, integrado por talentosos actores y cantantes negros, latinos y de otras minorías étnicas (el único intérprete blanco, Jonathan Groff, encarna al rey de Inglaterra, Jorge III), rubrica todavía más esa afirmación de principios.

Quien no esté familiarizado con la política y la historia de los Estados Unidos sentirá alguna perplejidad frente a un retrato tan vibrante de acontecimientos que pueden resultarle a primera vista muy ajenos. Pero también puede sentir que el impulso de Miranda resulta suficiente para salir a descubrir ese mundo y sumarse al conocimiento de un debate que el camino a la reciente elección presidencial hizo todavía más complejo. En ese contexto, Hamilton es de principio a fin un musical (de los mejores que se han visto en los últimos años) y debe ser evaluado como tal. En esa dimensión resulta muy atrayente. El cine es otra cosa. No tiene nada que ver con esto.

Conforme a los criterios de

Fuente: La Nación