Festival Escenario. Rescatar y exhibir la historia del rock

Comentarios

"Siempre creí que era un material perdido", se enorgullece Matías Luengas, sobrino de la cineasta Alcira Luengas. Se refiere a una de las joyas que ahora integran la programación del Festival Escenario 2, dedicado a la relación del cine con la música. El material que encontró muestra los inicios de Almendra y forma parte de la sección Homenajes. Filmados en blanco y negro y en 16 mm, unos jóvenes daban sus primeros pasos sin imaginar en qué se convertirían un tiempo después.

Luis Alberto Spinetta es también uno de los actores de Balada para un Kaiser Carabela. Pajarito Zaguri deja entrever la grandeza de ser un artista sin plan. Hay un recital inédito de Los Brujos en Cemento, filmado desde el escenario y con sonido ambiente, y un homenaje a Rosario Bléfari, a través de Suárez en el Konex. Estos audiovisuales son los elegidos para la sección Rescates, que junto con el espacio Homenajes recopilan un enorme trabajo de restauración hecho especialmente para el festival, a partir de archivos personales, familiares e institucionales de diferentes ciudades del país.

"Los materiales están trabajados directamente para el festival, no estamos agarrando links con cosas viejas, sino que son videos de materiales poco vistos o directamente inéditos. La función del festival no es solamente recuperar, sino poner en un lugar el género, entonces la búsqueda tiene que ver con recorrer un camino que es anterior a esta época en la que están tan de moda las películas musicales. Todo tipo de registros, formas o búsquedas que tienen que ver con eso es como si fuera un mismo diálogo", detalla Iván Wolovik, programador y a cargo de la dirección artística del festival junto con Gabriel Patrono.

En medio de la pandemia, decidieron seguir adelante con el festival. Esta segunda edición se puede seguir desde la plataforma Cont.ar hasta el 30 de octubre de este mes. Cada película y pieza audiovisual está pensada como un microevento en sí mismo, con su propia presentación a cargo del programador y divulgador cultural Pablo Conde, que hará una invitación, una especie de guía emocional de qué es lo que se verá, con la intención de aportar algo especial, de dar un toque personal dentro del inmenso mundo virtual.

"Mercedes Sosa era una dulzura", recuerda Viviana Serbali; su papá la registró en cada viaje de la cantante a Córdoba
"Mercedes Sosa era una dulzura", recuerda Viviana Serbali; su papá la registró en cada viaje de la cantante a Córdoba Crédito: GENTILEZA ANDRÉS URQUIDI/FLIA. LUENGAS

Entre las perlas de los años 90, se destaca un recital inédito de Los Brujos. "Están elegidas las técnicas y canciones de ese recital filmado desde el escenario, en la presentación del disco San Cipriano. Es material inédito de esta banda de culto", dice Wolovik. Los mismos realizadores que rescatan este fragmento de Los Brujos de 1994, en el festival pasado habían presentado su película sobre Los Adolfos Rap, otra banda de los 90. En aquel momento había comentado que tenían un fragmento de un show compartido entre Los Adolfos y Los Brujos, en Cemento. "Era muy interesante porque Cemento en los 90 es de una luminosidad sorprendente, todos los artistas pasaron por ahí y sin embargo no hay tantísimo registro. Entonces, se nos ocurrió que podía ser una buena idea presentar un fragmento de ese trabajo tan singular, filmado desde el amateurismo, desde arriba del escenario, con condiciones precarias, en ese momento en vhs y con sonido al aire, sin poder tomar una buena calidad de sonido, pero captando esa cosa visceral y sanguínea que tenía la banda de los 90. Es interesante mostrarlo porque en las reseñas posteriores que existen, todos estos grupos se ven como legendarios -dice Patrono-. El paso del tiempo por un lado corrige y por otro lado, genera una confusión. Desde el 2020 se ve todo eso con otra dimensión, pero en la realidad eran fenómenos chicos al mismo tiempo que, de algún modo, tenían una potencia germinal. Los Brujos tenía esa potencia, un grupo que ha sido inspirador. Si bien su discografía ha sido errática y no un cuerpo de obra muy potente, sí lo ha sido su potencia germinal y su irreverencia en el escenario. Esta cuestión de no mostrarse, sino de salir de algún modo travestidos, disfrazados, en personajes... El rock no tenía eso. El rock ha tenido cierta solemnidad en algunos momentos de su historia y ellos se encargaron de correr esa solemnidad y dejar un poco de fantasía arriba del escenario".

Otra de las joyas que salieron a buscar como forma de homenajear a Rosario Bléfari es el registro de la reunión histórica de la banda Suárez, en 2016. "Le preguntamos a Fernando Blanco, que es el director de los documentales de Suárez, si había registrado el recital en el 2016 y si podía armar algo especialmente, porque todo lo que está dando vueltas de Rosario es siempre el mismo material, entonces la idea era contar con material nuevo para el festival y al mismo tiempo hablar de lo último que había hecho Suárez, por lo menos, en vivo", relata Wolovik.

Luis Alberto Spinetta, durante el rodaje de un documental hasta ahora desconocido, 	de Alcira Luengas
Luis Alberto Spinetta, durante el rodaje de un documental hasta ahora desconocido, de Alcira Luengas Crédito: GENTILEZA ANDRÉS URQUIDI/FLIA. LUENGAS

El trabajo de curaduría y programación es artesanal. Es defender un género. Es trabajar con otros. Ese misterio lo atravesó a Patrono desde sus inicios. Qué hay detrás de la dinámica de un grupo que permite que el resultado sea mejor que las individualidades. Y acá está. Además de comandar La Nave de los Sueños y de ser una de las cabezas de este encuentro ahora virtual, ha dirigido documentales de rock, como Blues de los plomos (2013), codirigido con Paulo Soria. Hoy busca posicionar a este subgénero en un lugar menos periférico, que no sea una categoría relegada, que tenga un lugar propio. Y no una sección programada más allá de la trasnoche. En su idea se incluye todo tipo de música, no hay restricciones. El festival propone diversidad en los temas y en los géneros musicales. Conviven largometrajes y cortometrajes.

El festival Escenario 2: Cine + Música se realiza hasta el 30 de este mes (comenzó el 10), gratis y por streaming, desde www.cont.ar. Su sección oficial tiene 19 films documentales, de Argentina, Uruguay, Brasil, Chile y México.

"Balada para un Kaiser Carabela es un corto muy especial para nosotros porque soy muy amigo de Fernando Spiner, el director, y lo conozco desde el principio de su carrera", dice Patrono. En 2009 le empezó a insistir para hacer un rescate del corto. El master estaba en Italia. Es una ficción en la que Luis Alberto Spinetta es el protagonista de una historia que se desarrolla en Villa Gesell. "A mediados de los 2000 hicimos una función en la Biblioteca Nacional y lo fuimos a invitar al Flaco para que viniera. Estaba ensayando para Las bandas eternas en ese momento, y además no tenía el corto. Se lo había regalado a un fan chileno. Así que le llevamos una copia, se lo dejamos en el buzón, no queríamos molestarlo porque estaba ensayando". Dice Patrono que Spiner siempre fue un faro y que quieren tenerlo en todas las ediciones. Esa es una genialidad que después de 33 años se puede ver en calidad superior.

Artistas populares, también

Julio Serbali fue un apasionado del cine y fundó Cine Press, en Córdoba. Creó un archivo enorme, relacionado con el interior del país y los festivales. Desde Escenario empezaron a recibir material de su archivo y aparecieron sorpresas. "Es material que se pudo haber conocido en algún documental, pero no más de veinte segundos; acá estamos pasando clips completos. Es clave el ejemplo de Mercedes Sosa, de Jorge Cafrune o de Atahualpa Yupanqui en su última actuación. La curación fue rara y ecléctica. Por más que tiene un perfil más folclórico, apuntamos a la idea de los artistas populares", detalla Wolovik. También está Sandro en una actuación en Río Ceballos, Córdoba, y Jairo en un clip cantando en esa provincia.

"La recuperación de la figura de una directora que hizo en los 60 una película de rock, en este momento, no es menor", dice Cecilia Volken respecto de su tía Alcira Luengas (foto), quien filmó un documental sobre Almendra
"La recuperación de la figura de una directora que hizo en los 60 una película de rock, en este momento, no es menor", dice Cecilia Volken respecto de su tía Alcira Luengas (foto), quien filmó un documental sobre Almendra

"La primera vez que filma a Jairo fue en el Parque Sarmiento. No era Jairo todavía, sino Marito González. Mi papá lo filma cuando era muy jovencito, es un Jairo que no van a reconocer, antes de que se fuera a España", recuerda Viviana Serbali.

Su papá se fue de Rosario a Córdoba para recuperarse de asma, alergia y un principio de tuberculosis. Por eso estuvo tan involucrado en el festival de Cosquín. "Mi viejo iba todos los veranos a trabajar a Cosquín y filmaba todo. Conocí mucho a Jorge Cafrune. Yo era chica y me daba una impresión importante, porque era imponente. Un tipo vestido de gaucho con una barba. Y Mercedes Sosa siempre iba a Cine Press. Ella era increíblemente sencilla. Llegaba a la plaza con unos batones. Y era ovacionada en Cosquín. Se maquillaba ella sola. Era una dulzura. Yo me metía con los camarógrafos en un lugar del escenario y trataba de hacerme chiquita para que no me sacaran". Recuerdos de la hija de un adelantado, que se emociona con las imágenes que su archivo aporta al universo folclórico del festival que ahora está en Cine.ar. "Me encanta que la gente joven ponga en valor lo que nuestros contemporáneos no supieron ver".

El trabajo de Alcira Luengas se luce también en la sección Homenajes. Parece que Almendra tocó dos veces en Santa Fe y que allí nació el vínculo con Alcira, que fue a escucharlos con un grupo de amigos y luego viajó a Buenos Aires para hacer el documental, que fue su tesis. Su presencia en el festival revoluciona y emociona en similar medida a uno de sus tres sobrinos cineasta, que recuerda las charlas con su tía con cariño y admiración, y también a Cecilia Volken, hija de la productora Ana Trajtenberg.

La sección Rescates pone en valor obras que circulaban en formato pirata y de baja calidad, material poco conocido o conciertos inéditos
La sección Rescates pone en valor obras que circulaban en formato pirata y de baja calidad, material poco conocido o conciertos inéditos Crédito: GENTILEZA ANDRÉS URQUIDI/FLIA. LUENGAS

"Es muy emocionante para mí por muchas cosas -dice Cecilia-. Por un lado, la fantasía de que se recupere este material la tengo desde hace más de 20 años. Por otro lado, a Alcira la conocí. La recuperación de una figura de una directora que hace en los 60 una película de rock, en este momento, no es menor. Adquiere un sentido enorme con lo que estamos viviendo las mujeres ahora. Y también para mí es muy importante que se recupere la memoria de lo que fue el Instituto de Cinematografía de la UNL, que marcó la historia del cine argentino y latinoamericano".

El material que ella tiene de Almendra es básicamente crudos de la película. Alcira, mientras trabajaba en el montaje del film, no vivía en Santa Fe, viajaba. Pero cuando estaba en Santa Fe, vivía con los padres de Cecilia. "Yo todavía no había nacido. Todo lo que quedó de crudo de la película, quedó en la casa de mis padres y por eso lo conservé yo. Y mi mamá logró sacar la película final de la universidad durante la dictadura, pidiendo un permiso especial, a través también de la radio de la universidad donde mi viejo trabaja desde principios de los 60. Pudo sacar la película por un rato y devolverla. Se la dio a Alcira. Ahí suponemos que Alcira hizo una copia, que es lo que hay en Córdoba".

El cortometraje Balada para un Kaiser Carabela (1987), de Fernando Spiner, tiene al Flaco Spinetta de protagonista
El cortometraje Balada para un Kaiser Carabela (1987), de Fernando Spiner, tiene al Flaco Spinetta de protagonista

Matías Luengas se acuerda divertido del viaje que hizo a La Rioja invitado por su tía. Ahí pudieron charlar, ir a peñas folclóricas, cuando ella volvía de trabajar en el canal y él volvía de recorrer la provincia en la moto que Alcira le prestaba, aunque no supiera manejar bien. "Me acuerdo que una vez ella me regaló un CD de Spinetta y me contó cuando filmó su tesis. Y después, cuando Almendra se reunió y vino a tocar a Córdoba, ella también filmó las presentaciones. Les llevó las fotos que había hecho diez años antes. Ellos no lo podían creer. Cuando vieron esas fotos en blanco y negro impresionantes, se las firmaron. Quedaron muy contentos los cuatro integrantes de Almendra".

También, desde el festival rescataron una película de Zuhair Jury sobre el pianista Miguel Ángel Estrella, que se titula El piano mudo. Está descatalogada y se volvió a poner a punto para el festival. Otra joya en la misma sección es el documental que nunca se estrenó de Simón Feldman, Tango Argentino.

Cada una de las partes que permite este encuentro está empapada de cine y música. Y conoce de primera mano lo que significa filmar música. Pajarito Zaguri decía: "Mientras tenga la guitarra en la mano y alguien que me escuche, ya está cumplido el sueño". Es bueno volver a verlo, como a todos los demás.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Entre las perlas de los años 90, se destaca un recital inédito de Los Brujos. "Están elegidas las técnicas y canciones de ese recital filmado desde el escenario, en la presentación del disco San Cipriano. Es material inédito de esta banda de culto", dice Wolovik. Los mismos realizadores que rescatan este fragmento de Los Brujos de 1994, en el festival pasado habían presentado su película sobre Los Adolfos Rap, otra banda de los 90. En aquel momento había comentado que tenían un fragmento de un show compartido entre Los Adolfos y Los Brujos, en Cemento. "Era muy interesante porque Cemento en los 90 es de una luminosidad sorprendente, todos los artistas pasaron por ahí y sin embargo no hay tantísimo registro. Entonces, se nos ocurrió que podía ser una buena idea presentar un fragmento de ese trabajo tan singular, filmado desde el amateurismo, desde arriba del escenario, con condiciones precarias, en ese momento en vhs y con sonido al aire, sin poder tomar una buena calidad de sonido, pero captando esa cosa visceral y sanguínea que tenía la banda de los 90. Es interesante mostrarlo porque en las reseñas posteriores que existen, todos estos grupos se ven como legendarios -dice Patrono-. El paso del tiempo por un lado corrige y por otro lado, genera una confusión. Desde el 2020 se ve todo eso con otra dimensión, pero en la realidad eran fenómenos chicos al mismo tiempo que, de algún modo, tenían una potencia germinal. Los Brujos tenía esa potencia, un grupo que ha sido inspirador. Si bien su discografía ha sido errática y no un cuerpo de obra muy potente, sí lo ha sido su potencia germinal y su irreverencia en el escenario. Esta cuestión de no mostrarse, sino de salir de algún modo travestidos, disfrazados, en personajes... El rock no tenía eso. El rock ha tenido cierta solemnidad en algunos momentos de su historia y ellos se encargaron de correr esa solemnidad y dejar un poco de fantasía arriba del escenario".

Otra de las joyas que salieron a buscar como forma de homenajear a Rosario Bléfari es el registro de la reunión histórica de la banda Suárez, en 2016. "Le preguntamos a Fernando Blanco, que es el director de los documentales de Suárez, si había registrado el recital en el 2016 y si podía armar algo especialmente, porque todo lo que está dando vueltas de Rosario es siempre el mismo material, entonces la idea era contar con material nuevo para el festival y al mismo tiempo hablar de lo último que había hecho Suárez, por lo menos, en vivo", relata Wolovik.

Luis Alberto Spinetta, durante el rodaje de un documental hasta ahora desconocido, 	de Alcira Luengas
Luis Alberto Spinetta, durante el rodaje de un documental hasta ahora desconocido, de Alcira Luengas Crédito: GENTILEZA ANDRÉS URQUIDI/FLIA. LUENGAS

El trabajo de curaduría y programación es artesanal. Es defender un género. Es trabajar con otros. Ese misterio lo atravesó a Patrono desde sus inicios. Qué hay detrás de la dinámica de un grupo que permite que el resultado sea mejor que las individualidades. Y acá está. Además de comandar La Nave de los Sueños y de ser una de las cabezas de este encuentro ahora virtual, ha dirigido documentales de rock, como Blues de los plomos (2013), codirigido con Paulo Soria. Hoy busca posicionar a este subgénero en un lugar menos periférico, que no sea una categoría relegada, que tenga un lugar propio. Y no una sección programada más allá de la trasnoche. En su idea se incluye todo tipo de música, no hay restricciones. El festival propone diversidad en los temas y en los géneros musicales. Conviven largometrajes y cortometrajes.

El festival Escenario 2: Cine + Música se realiza hasta el 30 de este mes (comenzó el 10), gratis y por streaming, desde www.cont.ar. Su sección oficial tiene 19 films documentales, de Argentina, Uruguay, Brasil, Chile y México.

"Balada para un Kaiser Carabela es un corto muy especial para nosotros porque soy muy amigo de Fernando Spiner, el director, y lo conozco desde el principio de su carrera", dice Patrono. En 2009 le empezó a insistir para hacer un rescate del corto. El master estaba en Italia. Es una ficción en la que Luis Alberto Spinetta es el protagonista de una historia que se desarrolla en Villa Gesell. "A mediados de los 2000 hicimos una función en la Biblioteca Nacional y lo fuimos a invitar al Flaco para que viniera. Estaba ensayando para Las bandas eternas en ese momento, y además no tenía el corto. Se lo había regalado a un fan chileno. Así que le llevamos una copia, se lo dejamos en el buzón, no queríamos molestarlo porque estaba ensayando". Dice Patrono que Spiner siempre fue un faro y que quieren tenerlo en todas las ediciones. Esa es una genialidad que después de 33 años se puede ver en calidad superior.

Artistas populares, también

Julio Serbali fue un apasionado del cine y fundó Cine Press, en Córdoba. Creó un archivo enorme, relacionado con el interior del país y los festivales. Desde Escenario empezaron a recibir material de su archivo y aparecieron sorpresas. "Es material que se pudo haber conocido en algún documental, pero no más de veinte segundos; acá estamos pasando clips completos. Es clave el ejemplo de Mercedes Sosa, de Jorge Cafrune o de Atahualpa Yupanqui en su última actuación. La curación fue rara y ecléctica. Por más que tiene un perfil más folclórico, apuntamos a la idea de los artistas populares", detalla Wolovik. También está Sandro en una actuación en Río Ceballos, Córdoba, y Jairo en un clip cantando en esa provincia.

"La recuperación de la figura de una directora que hizo en los 60 una película de rock, en este momento, no es menor", dice Cecilia Volken respecto de su tía Alcira Luengas (foto), quien filmó un documental sobre Almendra
"La recuperación de la figura de una directora que hizo en los 60 una película de rock, en este momento, no es menor", dice Cecilia Volken respecto de su tía Alcira Luengas (foto), quien filmó un documental sobre Almendra

"La primera vez que filma a Jairo fue en el Parque Sarmiento. No era Jairo todavía, sino Marito González. Mi papá lo filma cuando era muy jovencito, es un Jairo que no van a reconocer, antes de que se fuera a España", recuerda Viviana Serbali.

Su papá se fue de Rosario a Córdoba para recuperarse de asma, alergia y un principio de tuberculosis. Por eso estuvo tan involucrado en el festival de Cosquín. "Mi viejo iba todos los veranos a trabajar a Cosquín y filmaba todo. Conocí mucho a Jorge Cafrune. Yo era chica y me daba una impresión importante, porque era imponente. Un tipo vestido de gaucho con una barba. Y Mercedes Sosa siempre iba a Cine Press. Ella era increíblemente sencilla. Llegaba a la plaza con unos batones. Y era ovacionada en Cosquín. Se maquillaba ella sola. Era una dulzura. Yo me metía con los camarógrafos en un lugar del escenario y trataba de hacerme chiquita para que no me sacaran". Recuerdos de la hija de un adelantado, que se emociona con las imágenes que su archivo aporta al universo folclórico del festival que ahora está en Cine.ar. "Me encanta que la gente joven ponga en valor lo que nuestros contemporáneos no supieron ver".

El trabajo de Alcira Luengas se luce también en la sección Homenajes. Parece que Almendra tocó dos veces en Santa Fe y que allí nació el vínculo con Alcira, que fue a escucharlos con un grupo de amigos y luego viajó a Buenos Aires para hacer el documental, que fue su tesis. Su presencia en el festival revoluciona y emociona en similar medida a uno de sus tres sobrinos cineasta, que recuerda las charlas con su tía con cariño y admiración, y también a Cecilia Volken, hija de la productora Ana Trajtenberg.

La sección Rescates pone en valor obras que circulaban en formato pirata y de baja calidad, material poco conocido o conciertos inéditos
La sección Rescates pone en valor obras que circulaban en formato pirata y de baja calidad, material poco conocido o conciertos inéditos Crédito: GENTILEZA ANDRÉS URQUIDI/FLIA. LUENGAS

"Es muy emocionante para mí por muchas cosas -dice Cecilia-. Por un lado, la fantasía de que se recupere este material la tengo desde hac

Fuente: La Nación