MasterChef Celebrity: una noche fallida de tortillas quemadas y lluvia de memes en las redes

Comentarios

La emisión del jueves de MasterChef Celebrity comenzó con luces bajas y mucho misterio, más sabiendo que es el día de la semana en el que se enfrentan los peores de las galas anteriores en busca de zafar de la eliminación.

Fede Bal, Roberto Moldavsky, Iliana Calabró, Sofía Pachano, Analía Franchín, El Polaco y Rocío Marengo fueron uno a uno ocupando sus estaciones de trabajo a la espera de escuchar las instrucciones. Al final el suspenso no fue para tanto, con un huevo como ingrediente común tenían que pasar tres instancias: la del huevo frito, la del omelette y la de la tortilla de papas.

De movida nomás, Sofía Pachano quedó sentenciada por no producir la suficiente cantidad de huevos fritos al gusto del jurado. Enseguida la siguió Analía Franchín, con un omelette crudo que a la única que le gustó era a ella, y hasta defendió con un poco creíble: "Yo lo como así".

Tal vez por fallar en algo que a priori parece simple, o porque los ánimos en el programa de cocina estaban un tanto caldeados, las redes comenzaron a calentar motores. A los comentarios divertidos les sucedieron una enorme cantidad de memes, creados y publicados en el momento. Aunque, a decir verdad, desde el programa les daban argumentos de sobra.

Iliana Calabró se jugó con una tortilla a partir de una enrevesada receta de su abuela, una cocción diferente que llamó la atención del jurado, pero fracasó cuando al querer darla vuelta se le resbaló el plato y el mejunje terminó sobre las hornallas. Lo arregló como pudo, y se ganó un premio al esfuerzo.

A Rocío Marengo y a Fede Bal se les fue la mano con los tiempos, y sus respectivas tortillas terminaron teñidas de negro. La modelo quiso engañar a los jueces poniendo lo quemado para abajo, pero le adivinaron la intención. Peor le fue al Polaco que logró lo imposible: que su plato estuviera "quemado y crudo" al mismo tiempo. No hace falta aclarar que los tres serán parte de la sentencia del domingo.

Roberto Moldavsky, en cambio, luego de pasar raspando el desafío de los huevos fritos (que estaban mejor de lo que le dijeron) y el omelette (que estaba bastante peor) sorprendió con una tortilla de papas en su punto justo. Mérito extra si se tiene en cuenta que aseguró nunca antes haber hecho una.

Así, en un mano a mano con Iliana, el humorista logró subir por primera vez al balcón salvador que lo puso en la siguiente ronda. "Qué linda vista que hay desde acá", dijo feliz, mientras en las redes se seguían riendo de la mala noche de sus compañeros.

Fuente: La Nación