Eduardo Feinmann: quién era su "padre de la vida" al que despidió en las redes

Comentarios

Jorge Cupeiro falleció el domingo y, Eduardo Feinmann, entre otros referentes de los medios de comunicación, lo despidieron con dolor en las redes sociales. Además de ser una leyenda en el mundo del automovilismo, Cupeiro era muy cercano al periodista, que consideró haber perdido a un "padre de la vida". "Te amaré por siempre", escribió Feinmann.

Jorge Cupeiro falleció a los 83 años y enlutó al mundo del automovilismo, además de distintas personalidades de los medios
Jorge Cupeiro falleció a los 83 años y enlutó al mundo del automovilismo, además de distintas personalidades de los medios

Jorge Cupeiro, el hombre que revolucionó el Turismo Carretera, murió a los 83 años. Tras la noticia de su fallecimiento, entre otras personalidades de los medios, Baby Etchecopar (pareja de Silvina Cupeiro, la hija del automovilista) y Feinmann se encuentran de luto por estas horas.

"Me acompañaste en todos los momentos más importantes de mi vida. Me guiaste", comienza el tuit que compartió el exconductor de A24. El texto acompaña una fotografía de Cupeiro junto a otra gloria del automovilismo nacional: "El Flaco" de Ramallo, Juan María Traverso. Feinmann cerró su mensaje para Cupeiro con el más profundo pesar. "Mi padre de la vida, te extraño. Te amaré por siempre. Donde estés, estoy".

Quién era Jorge Cupeiro, el "padre de la vida" al que despidió Eduardo Feinmann en sus redes

Cupeiro nació en Buenos Aires el 15 de octubre de 1937 y a los 18 años empezó a deslumbrar en el motociclismo. Durante cinco temporadas, compitió con motos de distintas cilindradas (50cm3, 250cm3 o 350cm3) y marcas (Gilera, NSU, Guzzi, Aermacchi, Honda). Ningún aspecto de los vehículos lo condicionaba y llegó a participar hasta en cinco categorías en un mismo fin de semana.

Jorge Cupeiro, una gloria del automovilismo argentino, falleció a los 83 años
Jorge Cupeiro, una gloria del automovilismo argentino, falleció a los 83 años Fuente: LA NACION

Era fanático de Oscar Gálvez, a quien consideraba su ídolo. Gracias a él, Cupeiro descubrió el automovilismo. "Ni mi papá ni mi mamá sabían manejar, nunca supe por qué me gustó tanto correr", decía. Su debut, finalmente, llegó en 1963.

Con una Chevrolet Súper Nova que había importado José Froilán González de Estados Unidos, Cupeiro comenzó a correr en TC. El estreno victorioso fue en la Vuelta de Mar del Plata; luego, en 1965 ganó en nueve competencias y resultó subcampeón de Dante Emiliozzi.

Jorge Cupeiro, a la izquierda, en Nürburgring, con uno de los Torino que cambiaron la historia del automovilismo argentino en 1969
Jorge Cupeiro, a la izquierda, en Nürburgring, con uno de los Torino que cambiaron la historia del automovilismo argentino en 1969 Fuente: Archivo

Al año siguiente participó en la Fórmula 3, en Europa. Aunque quizás su hito más importante fue la Misión Argentina en Nürburgring. Cupeiro formó trinomio con Gastón Perkins y Eduardo Rodríguez Canedo en el Torino N°2, al que denominaron el Bananita. "Un campeón del mundo puede tener cualquier nacionalidad, pero no todos los países están preparados para hacer un F. 1 que sea campeón del mundo. Y nosotros demostramos que teníamos capacidad deportiva para competir con los europeos", sostuvo Cupeiro cuando volvió a la Argentina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Jorge Cupeiro, el hombre que revolucionó el Turismo Carretera, murió a los 83 años. Tras la noticia de su fallecimiento, entre otras personalidades de los medios, Baby Etchecopar (pareja de Silvina Cupeiro, la hija del automovilista) y Feinmann se encuentran de luto por estas horas.

"Me acompañaste en todos los momentos más importantes de mi vida. Me guiaste", comienza el tuit que compartió el exconductor de A24. El texto acompaña una fotografía de Cupeiro junto a otra gloria del automovilismo nacional: "El Flaco" de Ramallo, Juan María Traverso. Feinmann cerró su mensaje para Cupeiro con el más profundo pesar. "Mi padre de la vida, te extraño. Te amaré por siempre. Donde estés, estoy".

Cupeiro nació en Buenos Aires el 15 de octubre de 1937 y a los 18 años empezó a deslumbrar en el motociclismo. Durante cinco temporadas, compitió con motos de distintas cilindradas (50cm3, 250cm3 o 350cm3) y marcas (Gilera, NSU, Guzzi, Aermacchi, Honda). Ningún aspecto de los vehículos lo condicionaba y llegó a participar hasta en cinco categorías en un mismo fin de semana.

Jorge Cupeiro, una gloria del automovilismo argentino, falleció a los 83 años
Jorge Cupeiro, una gloria del automovilismo argentino, falleció a los 83 años Fuente: LA NACION

Era fanático de Oscar Gálvez, a quien consideraba su ídolo. Gracias a él, Cupeiro descubrió el automovilismo. "Ni mi papá ni mi mamá sabían manejar, nunca supe por qué me gustó tanto correr", decía. Su debut, finalmente, llegó en 1963.

Con una Chevrolet Súper Nova que había importado José Froilán González de Estados Unidos, Cupeiro comenzó a correr en TC. El estreno victorioso fue en la Vuelta de Mar del Plata; luego, en 1965 ganó en nueve competencias y resultó subcampeón de Dante Emiliozzi.

Jorge Cupeiro, a la izquierda, en Nürburgring, con uno de los Torino que cambiaron la historia del automovilismo argentino en 1969
Jorge Cupeiro, a la izquierda, en Nürburgring, con uno de los Torino que cambiaron la historia del automovilismo argentino en 1969 Fuente: Archivo

Al año siguiente participó en la Fórmula 3, en Europa. Aunque quizás su hito más importante fue la Misión Argentina en Nürburgring. Cupeiro formó trinomio con Gastón Perkins y Eduardo Rodríguez Canedo en el Torino N°2, al que denominaron el Bananita. "Un campeón del mundo puede tener cualquier nacionalidad, pero no todos los países están preparados para hacer un F. 1 que sea campeón del mundo. Y nosotros demostramos que teníamos capacidad deportiva para competir con los europeos", sostuvo Cupeiro cuando volvió a la Argentina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.